¿SABÍAS QUÉ TU TRABAJO TE PUEDE CAUSAR VARICES?

¿Sabías qué tu trabajo te puede causar varices?

¿SABÍAS QUÉ TU TRABAJO TE PUEDE CAUSAR VARICES?

Médicos especialistas en temas vasculares informan que ciertos tipos de trabajo pueden causar varices dependiendo la frecuencia en la que una persona esta de pie.

Las varices, en parte, pueden estar asociadas a determinados tipos de trabajos y hoy comentaremos sobre ello.

Las varices son dilataciones de las venas que dificultan el retorno de la sangre al corazón. Aunque pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, son más frecuentes en las piernas, donde la gravedad dificulta aún más el flujo sanguíneo. Las varices pueden causar molestias, dolor, pesadez, hinchazón, calambres, picor e incluso úlceras o trombosis si no se tratan adecuadamente.

Existen varios factores que pueden favorecer la aparición de varices, como la genética, el embarazo, la obesidad, el sedentarismo, el tabaquismo o el uso de anticonceptivos hormonales. Sin embargo, uno de los factores más importantes y a menudo ignorados es el tipo de trabajo o empleo que se realiza.

Algunos trabajos implican pasar muchas horas de pie o sentado, sin apenas movimiento, lo que dificulta la circulación venosa y favorece la acumulación de sangre en las extremidades inferiores. Esto aumenta la presión sobre las paredes de las venas y las debilita, provocando su dilatación y la formación de varices.

¿Qué trabajos son más propensos a causar varices?

El ser humano pasa gran parte de su tiempo diario en el trabajo y ciertos tipos de trabajos pueden favorecer la aparición de las venas varicosas. Algunos de estos trabajos son:

Trabajos de pie: Los trabajos que requieren estar de pie durante largos periodos de tiempo, como los de comercio, hostelería, peluquería, enfermería, docencia o seguridad, son los que más riesgo tienen de provocar varices. Al estar de pie, la sangre tiene que vencer la fuerza de la gravedad para ascender por las venas, lo que genera una mayor presión sobre las mismas. Además, al no haber movimiento muscular, se dificulta el mecanismo de bombeo que ayuda a impulsar la sangre hacia el corazón.

Trabajos sentados: Los trabajos que implican estar sentado durante muchas horas, como los de oficina, administración, transporte o informática, también pueden favorecer la aparición de varices. Al estar sentado, se produce una compresión de las venas a la altura de las ingles y las rodillas, lo que dificulta el flujo sanguíneo y favorece la formación de coágulos. Además, al no haber movimiento, se reduce el efecto de bombeo de los músculos de las piernas.

Trabajos con carga: Los trabajos que implican levantar o transportar objetos pesados, como los de construcción, almacén, mudanza o deporte, también pueden aumentar el riesgo de varices. Al realizar un esfuerzo físico, se aumenta la presión abdominal y torácica, lo que dificulta el retorno venoso y favorece la dilatación de las venas.

¿Cómo prevenir las varices si tienes uno de estos trabajos?

Si tienes uno de estos trabajos, no significa que vayas a desarrollar varices inevitablemente, pero sí que debes tomar algunas medidas preventivas para cuidar la salud de tus venas y evitar complicaciones. Algunos consejos que puedes seguir son los siguientes:

Evita estar en la misma posición durante mucho tiempo: Intenta cambiar de postura cada cierto tiempo, ya sea de pie o sentado, para evitar la compresión o el estancamiento de la sangre en las venas. Si puedes, camina un poco cada hora o haz algunos estiramientos o ejercicios para activar la circulación.

Usa ropa y calzado cómodos: Evita la ropa ajustada o que comprima las piernas, la cintura o el abdomen, ya que dificulta el flujo sanguíneo. Usa ropa holgada y transpirable, que no te apriete ni te moleste. Lo mismo se aplica al calzado: evita los zapatos demasiado altos o planos, que alteran la posición natural del pie y dificultan la circulación. Usa zapatos cómodos, con un tacón moderado y que se adapten bien a tu pie.

Usa medias de compresión: Las medias de compresión son unas prendas especiales que ejercen una presión graduada sobre las piernas, favoreciendo el retorno venoso y aliviando los síntomas de las varices. Puedes usarlas durante tu jornada laboral, siempre que te las hayas medido correctamente y te resulten cómodas. Consulta con tu médico o farmacéutico qué tipo de medias te conviene más según tu caso.

Hidrátate y lleva una dieta equilibrada: Bebe suficiente agua y evita el alcohol, el café y las bebidas con gas, que pueden deshidratarte y alterar la circulación. Lleva una dieta equilibrada, rica en frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, pescado y frutos secos, que te aporten vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra. Evita el exceso de sal, azúcar, grasas saturadas y alimentos procesados, que pueden favorecer la retención de líquidos, la inflamación y el sobrepeso.

Controla tu peso y haz ejercicio: Mantén un peso adecuado a tu altura y edad, ya que el sobrepeso y la obesidad aumentan la presión sobre las venas y dificultan el retorno venoso. Haz ejercicio regularmente, al menos 30 minutos al día, preferiblemente de tipo aeróbico, como caminar, correr, nadar, bailar o montar en bicicleta. Evita los ejercicios de alto impacto o que impliquen levantar mucho peso, ya que pueden empeorar las varices.

¿Cómo eliminar las varices con escleroterapia?

Si a pesar de seguir estos consejos, tus varices siguen causándote molestias o problemas estéticos, puedes optar por un tratamiento eficaz y seguro para eliminarlas: la escleroterapia.

La escleroterapia es un procedimiento médico que consiste en inyectar una sustancia esclerosante dentro de la vena afectada, que provoca una reacción inflamatoria controlada que hace que la vena se cierre y se reabsorba. De esta forma, se elimina la variz y se mejora el aspecto de la piel.

YouTube video

Categorías: ¿Sabías qué?