¿QUÉ ES UNA CARDIOPATÍA CONGÉNITA?

qué es una cardiopatía congénita

¿QUÉ ES UNA CARDIOPATÍA CONGÉNITA?

Las cardiopatías congénitas son anomalías del corazón presentes desde el nacimiento, causadas por defectos en su desarrollo embrionario. Estas afecciones, que pueden variar desde anomalías leves hasta complejas.

Las cardiopatías congénitas constituyen un conjunto de enfermedades caracterizadas por alteraciones estructurales del corazón, originadas por defectos en su formación durante el período embrionario.

En la mayoría de los casos, estas cardiopatías tienen causas multifactoriales y aún no se conoce completamente su origen, siendo poco comunes aquellas relacionadas con una única mutación genética específica. La probabilidad de transmitir la afección a la descendencia o de que otro hijo presente un defecto congénito similar suele ser baja, oscilando entre el 3% y el 5%, aunque puede variar según el tipo particular de cardiopatía.

Estas anomalías afectan aproximadamente al 1% de los recién nacidos vivos, y dado el gran número de variaciones, es necesario clasificarlas en diferentes categorías:

  1. Cortocircuitos izquierda-derecha: Se caracterizan por un defecto en las estructuras cardíacas que separan la circulación sistémica de la pulmonar, lo que permite el paso de sangre de una a otra. Ejemplos incluyen la comunicación interauricular, la comunicación interventricular y el ductus arterioso persistente.
  2. Lesiones obstructivas: Estas dificultan la salida de sangre de las cavidades cardíacas. Entre ellas se encuentran la estenosis aórtica y pulmonar, así como la coartación aórtica.
  3. Cardiopatías congénitas cianóticas: Impiden la correcta oxigenación de la sangre que llega a los tejidos, lo que resulta en cianosis (coloración azulada de los labios o las uñas). Las más comunes son la transposición de grandes vasos, la tetralogía de Fallot y la anomalía de Ebstein.

Dada su diversidad, los síntomas asociados varían considerablemente, desde casos asintomáticos que no requieren tratamiento específico hasta aquellos que presentan síntomas severos y requieren corrección quirúrgica en las primeras semanas de vida.

Es importante estar alerta a síntomas sugestivos como insuficiencia cardiaca o cianosis, así como a hallazgos físicos característicos en la exploración, como soplos o arritmias. Algunas cardiopatías pueden pasar desapercibidas hasta la edad adulta.

Es crucial entender que no todos los soplos cardíacos son indicativos de una cardiopatía congénita; los llamados soplos funcionales o inocentes pueden presentarse en corazones normales sin implicaciones negativas.

Para el diagnóstico, las cardiopatías congénitas suelen manifestar alteraciones en el electrocardiograma y la radiografía de tórax, aunque la ecocardiografía es la prueba diagnóstica fundamental, permitiendo detectar y evaluar la gravedad de la mayoría de ellas. En algunos casos, puede ser necesario realizar un cateterismo cardiaco.

El tratamiento, cuando es necesario, suele ser quirúrgico. Mientras que algunas anomalías pueden corregirse con una sola intervención, en casos más complejos pueden requerir múltiples operaciones. Con el avance de las tecnologías, muchos procedimientos pueden realizarse de forma percutánea, sin cirugía abierta.

Tras la intervención, muchos pacientes permanecen asintomáticos, pero es esencial realizar seguimientos cardiológicos periódicos para prevenir y detectar posibles complicaciones a lo largo del tiempo.

Los avances en diagnóstico y tratamiento han mejorado significativamente el pronóstico, con más del 90% de los niños afectados sobreviviendo hasta la edad adulta, y una esperanza de vida prácticamente comparable a la de la población general en la mayoría de las cardiopatías congénitas.

YouTube video

Categorías: Tips de Salud