ANTECEDENTES FAMILIARES FACTORES DE RIESGO DEL CÁNCER DE MAMA

Antecedentes familiares factores de riesgo del cáncer de mama

ANTECEDENTES FAMILIARES FACTORES DE RIESGO DEL CÁNCER DE MAMA

Los oncólogos mencionan la gran relevancia que tiene los antecedentes familiares ya que son factores de riesgo clave para el desarrollo de un cáncer de mama.

Las mujeres con parientes cercanos diagnosticados con cáncer de mama enfrentan un riesgo significativamente mayor de desarrollar esta enfermedad. Si una familiar de primer grado (como una madre, hermana o hija) ha sido diagnosticada, el riesgo de padecer cáncer de mama se duplica. Si tienes dos familiares de primer grado con cáncer de mama, el riesgo se quintuplica. Además, si tienes un hermano o padre con cáncer de mama, aunque es raro, también podrías enfrentar un riesgo mayor, aunque se necesita más investigación para cuantificar este riesgo.

En ciertos casos, antecedentes familiares destacados de cáncer de mama pueden estar relacionados con la presencia de anomalías genéticas asociadas a un alto riesgo de cáncer de mama, como los genes BRCA1 y BRCA2. Además, una anomalía en el gen CHEK2 también puede desempeñar un papel importante en la aparición de esta enfermedad.

Cómo reducir el riesgo de cáncer de mama:

  1. Estilo de vida saludable: Adoptar hábitos saludables como mantener un peso equilibrado, hacer ejercicio regularmente, limitar el consumo de alcohol, seguir una dieta nutritiva y no fumar, son acciones que ayudan a reducir el riesgo.
  2. Terapia hormonal: Cuatro medicamentos de terapia hormonal han demostrado reducir el riesgo de cáncer de mama positivo para receptores de hormonas en mujeres con alto riesgo. Estos incluyen el tamoxifeno, raloxifeno (Evista), exemestano (Aromasin) y anastrozol (Arimidex).
  3. Pruebas de detección: Las mujeres con alto riesgo deben considerar pruebas de detección más frecuentes y personalizadas, como autoexploraciones mensuales, exámenes clínicos anuales y mamografías a partir de los 40 años. También pueden ser útiles otros estudios, como resonancias magnéticas y ecografías.
  4. Cirugía preventiva: La extirpación preventiva de una o ambas mamas, y de los ovarios en algunos casos, puede disminuir significativamente el riesgo de cáncer de mama y ovario. Este procedimiento, aunque agresivo, puede reducir el riesgo de cáncer de mama en un 97%. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la cirugía preventiva es irreversible y debe considerarse cuidadosamente con la orientación de un médico.

Es crucial recordar que ningún procedimiento puede eliminar por completo el riesgo de padecer cáncer. Incluso después de cirugías preventivas, sigue existiendo un pequeño riesgo. Además, el seguimiento médico continuo es esencial.

En conclusión, las decisiones relacionadas con la prevención y el manejo del riesgo de cáncer de mama requieren una cuidadosa reflexión, consultas con profesionales de la salud y apoyo de la familia. Tómate el tiempo necesario para explorar tus opciones y tomar decisiones informadas sobre tu salud y bienestar.

YouTube video

Categorías: Tips de Salud